Home > Impulsos Solidarios > Cambio de armario. Opciones para donar ropa usada

Ya ha llegado definitivamente el buen tiempo y toca hacer el cambio de armario, guardando las prendas de invierno y sacando las de verano, aprovechando a su vez para deshacerse de aquello que llevas años sin ponerte.

A lo largo del presente post te explicamos cómo puedes hacerlo de forma eficiente así como de las opciones que tienes para donar lo que no utilizas y ayudar así a los demás.

Pasos para hacer el cambio de armario sin morir en el intento:

Paso 1: Sacar toda la ropa de invierno y limpiar bien el armario. Lo primero de todo es sacar las prendas que tengas en el armario y dejarlas sobre una superficie grande, como por ejemplo la cama. De esta forma tendrás una amplia visión de todas la ropa de la que dispones. Aprovecha que está el armario vacío y limpia bien el polvo. Para prevenir los malos olores y las polillas puedes colocar bolsitas aromáticas, esto hará que la ropa huela bien y que la sensación de limpieza dure más tiempo.

Paso 2: Clasifica la ropa de invierno. Con la ropa de invierno que has dejado en la cama al vaciar el armario haz dos montones, separándola en lo que verdaderamente te pones y en aquello que no te valga, esté viejo o decidas que ya no quieres ponerte más. Si no te decides con alguna prenda pregúntate si te la has puesto la temporada pasada o en los últimos dos años, si la respuesta es “no” ya sabes a qué montón pertenece.

Paso 3: Guardar la ropa de invierno. Para poder guardar la ropa de invierno que has decidido quedarte, revisa las prendas y observa si están limpias o hay que lavarlas, repasa costuras, botones, etc., Realiza las tareas correspondientes y, cuando ya esté todo listo, comienza a guardarlo dejando a mano un par de prendas por si todavía refresca.

Paso 4: Sacar toda la ropa de verano. Toca repetir el proceso anterior con la ropa veraniega: debemos colocarla, clasificarla y guardarla. Si cuando realizaste el cambio de armario anterior olvidaste revisar la ropa antes de guardarla, hazlo por si necesitaba algún cuidado respecto a costuras, botones, o lavados.

Paso 5: Guardar la ropa de verano. Cuando ya tengas toda la ropa lista, es el momento de meterla en el armario. Según las expertas hay muchas maneras de colocar la ropa: por colores, tipo, clase, frecuencia de uso, longitud de las prendas… Pero nosotros queremos dejarlo a tu criterio porque ¡quién mejor que tú para decidir cómo tiene que estar organizada tu casa!.

 

Y llega el momento de preguntarse… ¿Qué puedes hacer con la ropa que he decidido no conservar? Por supuesto, ¡NUNCA TIRARLA A LA BASURA!

Siempre hay alguien que la necesita. Quizá conozcas a personas de tu entorno que no estén pasando por una buena situación económica y le vengan bien la ropa que has desechado. Si no conoces a nadie, puedes donar tus prendas a infinidad de Asociaciones, Fundaciones u ONG, tanto a nivel local como a nivel nacional, e incluso mundial.

Opciones para donar ropa usada:

Aquí te dejamos unas cuantas opciones para que decidas cuál es la que más te gusta. Recuerda que puedes escoger más de una para que tus prendas ayuden a varias causas.

  • Cáritas: Promueven el desarrollo integral de las personas y los pueblos, especialmente de los más pobre y excluidos.
  • Cruz Roja: Están cerca de las personas en los ámbitos nacional e internacional, a través de acciones integradas, realizadas esencialmente por voluntariado y con una amplia participación social y presencia territorial.
  • Humana: Promueve la protección del medio ambiente y lleva a cabo proyectos de cooperación en distintos países. Sus objetivos son: impulsar la formación, la educación, la capacitación y el progreso de las comunidades beneficiarias. Grupo Eurofesa ya colabora a través de un contenedor de recogida de prensa en sus propias instalaciones.
  • ACNUR: Brinda ayuda humanitaria y protección a refugiados, desplazados internos, retornados, apátridas y solicitantes de asilo en todo el mundo.
  • Madre Coraje: Cooperan en el desarrollo de las comunidades empobrecidas con ayuda humanitaria y proyectos de desarrollo sostenible, con voluntarios y socios comprometidos con la igualdad, la lucha contra la injusticia y el respeto al medio ambiente.
  • Fundación Valora: Atienden y dan respuesta a las necesidades básicas de instituciones y centros asistenciales de toda índole, poniendo a su disposición productos y excedentes de toda clase que pueden ofrecer otras entidades, especialmente las empresas y también particulares.
  • AERESS: Plataforma estatal de entidades solidarias que se dedican a la reducción, reutilización y reciclaje de residuos, con objetivo de transformación social y de promoción de la inserción sociolaboral de personas en situación o en riesgo de exclusión social.
  • Fundación la Merced Migraciones: Ofrece una respuesta ante la realidad excluyente que viven las personas refugiadas e inmigrantes.
  • OXFAN Intermón: Trabajan para reducir las desigualdades sociales y económicas, para que todas las personas puedan disfrutar de sus derechos y tener oportunidades.

¿Cuáles son los beneficios al donar ropa usada?

Donar ropa usada es una forma de cuidar el medio ambiente y de dar a otros la oportunidad de aprovechar prendas que ya no nos ponemos. Con el pequeño gesto de donar ropa usada podemos convertirnos en motores de cambios sociales reales y en agentes activos para la difusión de valores como la solidaridad, la ayuda a personas en situación vulnerable o la empatía. De esta manera, ganamos todos los participantes de la cadena de donación.

  • Ganamos los que donamos ropa usada, ya que producimos menos residuos y reforzamos nuestro compromiso y solidaridad con las personas que más lo necesitan.
  • Ganan las personas que reutilizan las prendas, ya que cubren sus necesidades básicas de vestimenta.
  • Ganan las ONG que la recogen, ya que cubren su motivación de servir de intermediarios entre los donantes de ropa y los beneficiarios. Además, se refuerza el compromiso social del entorno.

Disponer de una vestimenta adecuada es una necesidad. La ropa proporciona protección y abrigo. Por eso, donar ropa usada puede suponer una gran ayuda para aquellas personas y familias que están pasando dificultades económicas y que se encuentran en una situación más desfavorecida. Por ello, a la hora de donar ropa, procura que las prendas se encuentren en buenas condiciones, para que se puedan aprovechar y darles una nueva oportunidad.

¿Ya has realizado el cambio de armario? ¡Cuéntanos en los comentarios cómo te ha ido y si te han servido nuestros consejos!

 

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*