Home > Impulsos Solidarios > La galleta solidaria

La vida se compone de momentos felices y momentos que, tal vez, no lo son tanto pero, ¿le devolvemos a la vida lo bueno que nos da? A veces estamos tan ocupados en pensar en lo malo y en quejarnos de ello que pasamos por alto la suerte que tenemos, lo bueno que nos ocurre y no valoramos lo que tenemos.

‘La Galleta Solidaria’ nace del sueño de una veterinaria a la que la vida le había puesto pruebas difíciles pero a las que ella y su resiliencia vencieron. La creadora de esta iniciativa solidaria tiene 3 hijos, uno de los cuales superó un hepatoblastoma de grado IV (cáncer de hígado infantil).

Esta etapa fue realmente dura pero le hizo abrir su mente y valorar más la vida que le había tocado vivir. Observó como aún en los peores momentos de su hijo, seguía habiendo personas que vivían peores situaciones. Cuando su pequeño superó el cáncer, ella comienza a plantearse como devolver a la vida toda la suerte que ha tenido.

Ella siempre pensó que ‘las mejores ideas suelen venir de los sueños’ y un día, al despertarse, le viene a la mente un eslogan: ‘Una galleta = 1€ = 1 kilo de alimentos’ y también le viene a la mente el color corporativo, el rosa.

En un principio, quería entregar la comida en un comedor social que conocía desde pequeña, el Comedor Social de la calle Martínez Campos, 18 ya que en la plena crisis en la que se encontraba inmerso el mundo, muchas personas no podían apenas ni cubrir sus necesidades básicas.

Como ella trabajaba como veterinaria, comenzó a vender sus galletas solidarias en su clínica, probando con diferentes sabores, texturas, etc. hasta que da con la receta idónea.

Tras encontrar la galleta perfecta, empezó con el diseño de carteles donde se situaban los puntos de venta y de huchas forradas con cartulina rosa y galletas.

El primer mes de funcionamiento en el año 2012 consiguió vender 375 galletas. Actualmente, venden al mes alrededor de 2.000 galletas. Con este volumen de ventas, amplían los lugares a los que destinan la ayuda social, añadiendo a la lista la Residencia de ancianos de las Hermanitas de los Pobres en los Molinos, el proyecto solidario en África en DangBo y la Residencia de ancianos de las Hermanitas de los Pobres en Plasencia.

Las galletas que financian toda esta solidaridad, están preparadas únicamente con ingredientes naturales (leche, huevos, azúcar, mantequilla y harina). Al principio solo tenían sabor a limón, ahora se ha ampliado la variedad con diferentes sabores como chocolate, fresa, canela, violeta y mantequilla.

Además, según la época de año (Navidad, San Patricio, Día del Padre, Día de la Madre, Día de los Enamorados, Halloween…) se realizan diferentes formas en las galletas como corazones, árboles de Navidad, etc. Por otro lado, también realizan galletas personalizadas para bodas, bautizos, cumpleaños, eventos, regalos de empresa…

Se venden en estancos, farmacias, restaurantes, peluquerías e incluso empresas. Actualmente, tienen más de 20 puntos de venta.

Esta bonita historia del impulso solidario de Patricia nos recuerda que  ‘Si sonríes a la vida, la vida te devolverá la sonrisa’.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*