Home > Impulsos Solidarios > Dia de Nelson Mandela, ciudadano de un mundo sin fronteras, ni distinción entre razas o género

Como bien sabéis, en Impulso Solidario estamos constantemente al lado de causas humanitarias, sociales y solidarias. Hoy, 18 de julio, no podía ser menos… Es el día de Nelson Mandela, probablemente el mayor defensor de la paz y la libertad, y qué menos que dejar reflejado en un post todo lo bueno y lo que representa para la humanidad. Su legado será eterno.

¿QUIÉN FUE?

Mandela fue un activista y político sudafricano que presidió en 1994 el primer gobierno que puso fin al régimen racista liderando el movimiento contra el apartheid. Tras ser nombrado gobernador se convirtió en el primer presidente negro de Sudáfrica y volcó todos sus esfuerzos en poner en marcha una política de reconciliación e igualdad nacional entre razas con un Plan de Reconstrucción y Desarrollo, destinando grandes cantidades de dinero a mejorar el nivel de vida de los sudafricanos negros en cuestiones como la educación, la vivienda, la sanidad o el empleo. Además, impulsó la redacción de una nueva constitución para el país, que consistía básicamente en promover la igualdad entre negros y blancos, siendo finalmente aprobada por el parlamento en 1996.

Abanderado de la lucha por la solución de conflictos, contribuyó a la promoción y protección de los derechos humanos, así como a la reconciliación y la igualdad entre los géneros, los derechos de los niños y otros grupos vulnerables.  También fue el principal bastión en la lucha contra la pobreza y la promoción de la justicia social.

Hoy en día, nadie  puede negar que Nelson ha sido una pieza muy importante para lograr la construcción de la democracia a nivel internacional y el promotor de una cultura de paz en todo el mundo.

 

MADIBA

Así se le conocía cariñosamente. Madiba es sinónimo de amor, es señal de cariño y respeto, pues honra el título otorgado por el concejo de ancianos de la tribu de la que proviene ese sobrenombre, es signo de una vida honorable y gloriosa.

Madiba se ganó el cariño y respeto de todo el mundo gracias a su gran empatía, sentido común y a su humanidad, lo cual le hacía una persona muy cercana. Una muestra de ello es que fue abogado “low cost” para personas de color durante el apartheid, donde se daba consejo y representación legal a la etnia negra. Sus valores éticos también quedaron altamente probados cuando rechazó la libertad en favor de sus ideales; estando condenado a cadena perpetua, se le ofreció ser libre en 1985 a condición de que renunciara al activismo político. Él rechazó la oferta porque eso atentaba contra los principios de libertad que él defendía (“solo los hombres libres pueden negociar”).

 

LOS PATRONES ÉTICOS DE NELSON MANDELA

  • Haga una nueva amistad. Conozca a alguien nuevo de una cultura diferente. Solamente comprendiéndonos podemos eliminar de nuestras comunidades la intolerancia y la xenofobia
  • Léale al que no puede. Visite una casa para ciegos y ábrale las puertas de un mundo nuevo a otra persona.
  • Ayude en el refugio para animales de su comunidad. Los perros que no tienen hogar necesitan también que los caminen y un poco de amor.
  • Ayude a alguien a encontrar trabajo, ayúdele imprimiendo su curriculum vitae, o entrenándole para entrevistas.
  • Muchas personas enfermas de muerte no tienen a nadie con quien hablar. Tómese el tiempo de conversar con ellas y llevarles un poco de alegría.
  • Suele decirse que nadie conoce realmente cómo es una nación hasta haber estado en una de sus cárceles. Una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos con mejor posición, sino por cómo trata a los que tienen poco o nada.
  • La paz no es simplemente la ausencia de conflicto; la paz es la creación de un entorno en el que todos podamos prosperar, independientemente de raza, color, credo, religión, sexo, clase, casta o cualquier otra característica social que nos distinga.

Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente aprende a odiar, y si pueden aprender a odiar, pueden aprender a amar, pues el amor llega más naturalmente al corazón humano.

 

Su carácter de líder se forjó durante sus 27 años en la cárcel. Se inspiró en un poema  de Shakespeare, el cual venía a decir que “debemos ser los amos de nuestro destino, y los capitanes de nuestro alma”. No fue tan solo una frase hecha, sino que la demostró llevándola a la práctica con todas sus acciones. Este poema se llama Invictus, palabra que dio título a una película de Clint Eastwood en la cual queda bastante bien reflejada la personalidad del Nelson Mandela de aquellos años.

Su apoyo a una selección nacional formada por blancos durante la Copa Mundial de Rugby de 1995, celebrada en Sudáfrica, muestra su empeño en integrar la minoría blanca y la mayoría negra sirviéndose de aquel acontecimiento deportivo y su firme voluntad de construir una nación para todos los sudafricanos, sin distinción de raza.

Se puede rememorar su vida a través de un viaje fotográfico en un reportaje hecho por la BBC

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*