Home > Sin categoría > Activismo contemporáneo: ¿solidaridad a través del HASHTAG como complemento o como herramienta?

La Real Academia de la Lengua Española define activismo como la “dedicación intensa a una determinada línea de acción en la vida pública” así como “la estimación primordial de la acción”, es decir, todo lo contrario al quietismo.

Hasta hace unos años, dicha dedicación o involucración proactiva en defensa de una causa específica implicaba asistir a manifestaciones públicas, recoger firmas, conseguir fondos, presionar presencialmente a ciertos actores como políticos o empresarios… Pero surgió internet y los avances tecnológicos dieron lugar a las redes sociales. Ante esto, ¿qué ocurre en la actualidad?

ActivismoLa realidad es que se han ido definiendo prácticas complementarias al activismo tradicional como la obtención de firmas digitales, la denuncia de un hecho específico en las RRSS o compartir información sobre una determinada acción. Lógicamente todas estas prácticas ayudan de manera significativa, pero siempre y cuando se utilicen como complemento para  reforzar  la causa y no como única herramienta de manifestación.

Todo el mundo es capaz de retuitear en Twitter, compartir, comentar o dar a “me gusta” en Facebook así como hablar con sus conocidos de un tema específico a través de WhatsApp desde el sofá de su casa. Se trata de una postura cómoda, una forma de expresar los pensamientos y el apoyo a un tema social sin necesitar un gran esfuerzo, pero para algunos esto es sinónimo de hipocresía (al intentar construir una imagen positiva en las redes y tener de esta manera más seguidores).

En IMPULSO SOLIDARIO no queremos entrar en dicha polémica, pero si nos planteamos una serie de preguntas: ¿Una persona realmente siente que participa activamente en una causa si tuitea, retuitea, comparte o comenta información apoyándola? y ¿cuántas de las personas que llevaron a cabo alguna de estas acciones, habrían asistido a una manifestación más allá de internet?

Un estudio sobre activismo digital reveló que mucha gente se considera activamente involucrada con una causa al manifestarse a favor de ella en sus diferentes perfiles sociales, pero sólo una pequeña parte de ellos lleva su apoyo un paso más allá.

Sorprendentemente, el último acontecimiento social en pos de la libertad de expresión como resultado de la masacre en el semanario satírico ‘Charlie Hebdo‘ ha obtenido una gran participación activa a nivel mundial tanto en la vía pública como a través de Internet. Un buen ejemplo de que el HASHTAG como complemento ayuda a acelerar los procesos sociales e iniciar las transformaciones necesarias para conseguir un mundo mejor.

En definitiva, no dejéis de compartir vuestra opinión y solidaridad en los medios digitales, pero transcender los límites de internet y acudir a la calle siempre que se trate de un motivo que realmente os importe.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*